viernes, 26 de junio de 2015

MENSAJEROS A TIEMPOS PARCIAL Y AMAZON

Estamos todos de acuerdo que el gran reto de la logística del e-commerce, es lograr la inmediatez y versatilidad en la entrega junto con la rentabilidad del proceso logístico global (preparación, picking, transporte y entrega).

El primer aspecto es clave para lograr la satisfacción del consumidor final y tratar de reducir los tiempos de espera en comparación con el comercio tradicional. Mientras que en este último pago el producto y me lo llevo, en la venta on-line pago el producto y tengo que esperar hasta que puedo hacer uso del mismo. Lo que conlleva, que gran parte, de la satisfacción de la experiencia de compra resida en el proceso logístico.

El segundo aspecto es menos comentado, pero no por ello es menos importante. Todo este proceso ha de ser rentable para los diferentes operadores de la cadena (e-merchant, operador logístico...)

Rápido y versátil

Considerando estas dos variables (inmediatez y versatilidad junto con la rentabilidad) es como podemos entender las continuas iniciativas que están apareciendo para satisfacer estas necesidades.

Por una parte realizar entregas ágiles, rápidas seguras e inmediatas. En esta categoría englobaríamos todos aquellos procesos que hablan de la utilización de drones, entregas en puntos de conveniencia (PUDO), servicios como Amazon Premiun o Seur SameDay, que en definitiva no pretenden otra cosa que reducir el tiempo de espera del cliente final del comercio on-line versus el comercio tradicional.

Logísticamente hay que dar un servicio excelente y eso pasa por lograr agilidad,versatilidad, seguridad y rapidez en las entrega.


www.gonzalogarciabaquero.com


Rentabilidad


En la otra vertiente hay que gestionar la rentabilidad de la operación, de modo que el operador logístico que realiza la entrega obtenga un beneficio del proceso mismo. Hay que lograr aunar un servicio ágil y versátil demandado por el cliente, con la rentabilidad de la entrega, aspiración inherente a la razón de ser del operador logístico.

Es aquí donde entran en juego iniciativas del tipo de Amazon que estudia la utilización de particulares para realizar la distribución final de sus productos

El coste que puede pedir un particular por realizar una entrega no será el mismo que solicita una empresa de mensajería tradicional. Si a esto le añadimos que en ocasiones esos pedidos que el particular tiene que entregar están muy próximos a su domicilio y además pueden ser una fuente de ingresos alternativos... el precio que el mismo esta dispuesto aceptar no será en ningún caso comparable con el del mensajero tradicional.

Es indudable que el modelo tiene grandes inconvenientes legales (pérdida de paquetes, retribución a esos particulares, modo de tributación de los mismos por esas entregas...) pero las ventajas operativas y económicas que este sistema conlleva ayudarán a solventar a medio plazo el resto de inconvenientes.

No es más que trasladar al ámbito de la logística del e-commerce modelos de negocio del tipo de Ubber y Blablacar, que tienen sus limitaciones legales pero que con el tiempo adquirirán fuerza (especialmente Blablacar) y presencia por el hecho de aportar grandes ventajas para el consumidor final.

¿Estarias dispuesto a aceptar unos ingresos adicionales por convertirte en mensajero a tiempo parcial?


1 comentario :

  1. No, salvo que no tenga otra cosa que hacer.
    Un amigo mío tiene un negocio de barrio y es, a la vez, un "drop point" de una de las grandes del transporte urgente. Con los precios que le pagan, tendría que operar muchísimos paquetes para poder vivir de ello. El ha pensado que el punto de recogida le viene bien para aumentar el tráfico de su negocio y generar ventas adicionales en lo suyo.
    Con este ejemplo, imaginemos lo que puede ser para un particular, teniendo en cuenta la idiosincrasia de las entregas domiciliarias. ¿Puede merecer la pena? Cada cual lo decidirá en virtud de sus circunstancias personales.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Gonzalo Garcia Baquero