miércoles, 15 de abril de 2015

LA CLAVE DEL PRECIO DEL TRANSPORTE TERRESTRE

Siempre estamos a vueltas con que si el precio del transporte es demasiado bajo. Que el nivel de exigencia es muy elevado y el precio no cubre el coste ni la calidad del servicio demandado. Que hay proveedores que están tirando los precios, que la situación es insostenible que entre todos estamos forzando la desaparición de pequeños transportsitas y que irremediablemnte antes o después los precios tendrán que subir.

Que los precios más que subir están bajando, que los cargadores tienen capacidad de mejorar la calidad del servicio igualando los precios..... y bajándolos es un hecho contrastado.

Que se ha producido un cierto ajuste entre demanda y ofertas de vehículos, lo que ha supuesto una reducción de la oferta de vehículos disponibles y a que pesar de ello los precios no suben...

Todo esto en mayor o menor medida y con los matices que consideremos oportunos es cierto. Pero lo que también es cierto es que no es posible que la culpa de este nivel de precios recaiga sobre los usuarios. Sobre los cargadores.

El cargador no pone precio al transporte. El cargador define el nivel de servicio que precisa, busca ofertas que cubran ese nivel de servicio negocia un precio, contrata un transporte y lo paga. Puede ocurrir que la destreza del cargador le permita mejorar su estimación inicial de coste o que por el contrario se encuentre que no hay una alternativa valida en el mercado al coste que tenía inicialmente estimado.

¿Que responsabilidad puede tener el cargador en que en un sector hiper atomizado las opciones de mejora de costes de transporte sean continuas? ¿Que reponsabilidad puede tener el cargador en que las posibiliades de mejora de calidad de servicio sean constantes? ¿Que responsabilidad tiene el cargador de la imposibilidad que tienen las empresas de transporte de diferenciar su producto más allá que por el precio?


Razones de la caía de precios de transporte. Analizadas por Gonzalo García-Baquero Merino


La responsabilidad primordial del cargador es ser capaz de mantener su estructura de costes lo más competitiva posible, con el nivel de servicio definido. No será su responsabilidad que alguien este dispuesto a mejorar esa calidad a un precio más competitivo.

El cargador no impone los precios, lo único que hace es buscar las opciones que hay y que cubren sus necesidades. En ningún caso el cargador impone el precio.

El precio y la calidad de servicio viene marcada por el mercado, que no es otra cosa que el resultado de la combinación de la oferta y la demanda. Y ya sabemos lo que pasa con la oferta en el transporte....

La responsabilidad del cargador habrá que ceñirla en su justa medida, definir bien el servicio y buscar la opción más competitiva y asegurarse que esa opción es sostenible en el teimpo.

Mal planteamiento estaría haciendo el cliente si una vez recibida una oferta y comprobado el precio le dijese al proveedor, "Oye, mira subeme algo el precio que esto es muy barato".

El cargador es responsable de la correcta gestión de la oferta y la demanda, de ser capaz de lograr un precio adecuado para su estructura de costes y de la correcta identificación de la calidad de servicio requerida. Por supuesto también será responsable del pago a su debido tiempo, pero en ningún caso el cargador fuerza al transportista a competir vía precio, esa responsabilidad es del proveedor y básicamente por dos motivo. Por una parte la excesiva oferta que hay en el mercado y por otra parte la imposibilidad de diferenciar producto al margen del precio.

¿Y tú tienes capacidad de lograr el precio que quieres?

5 comentarios :

  1. En análisis, en sí, es 100 % correcto.
    Nadie duda, ni los mismos transportistas, que el principal problema de los transportistas son los propios transportistas.
    Lo que pasa es que se escapan o pasan por alto ciertos matices, que son importantes:
    - venimos de un sector regulado. Cierto es que hace 25 años que no lo está, pero muchos de los integrantes del sector lo han vivido (es un sector con apenas renovación, todos los "españoles" que quedan en el mismo tienen 50 o 60 años).
    - En el transporte, y quizá no en otros ámbitos, al perder un negocio se pierden dos; hay unos flujos y si dejo de ir de Madrid a Valencia, tampoco podré servir al cliente que tenia en Valencia para Madrid. Por lo tanto, la "necesidad" de mantener el negocio es mas alta que el que vende lápices y pierde un cliente.
    - En la lona (porque de lo que estás hablando es de lonas) hay un alto % de subcontratación, que hay muchos intermediarios que disparan con "polvora del inglés"; oferto esto porque cuando me quede con la ruta, y por la razón anterior, el mismo transportista que estaba me lo va a hacer xxx euros mas barato. Puede ser (hay muchos ejemplos) o puede que no, pero ya entra la incertidumbre y genera una tendencia a la baja de precios.
    - Ya por ultimo hay muy pocas barreras de entrada... y el "comprador" puede probar, sin que eso le cause problema; si mañana me falla, llamo al de siempre.
    - Los contratos que están proponiendo los cargadores son leoninos, muchas veces en ingles (si el español medio no sabe ingles, menos un pobre empresario del transporte) y con clausulas que, seguro, si se llevan a un juicio son abusivas. Entre otras las que pretenden cobrar por llegar tarde a un centro comercial (varios miles de euros), cuando aquí nadie paga ni un céntimo por las horas perdidas del transportista.

    Tras estas "omisiones" del articulo, viene la segunda parte. Lo que propone el autor es un liberalismo total, oferta y demanda sin ningún control. ¿pensaríamos lo mismo en el ámbito laboral? ¿quitamos los salarios minimos?¿Podemos permitir que un empresario, como tiene oferta, implante 60 horas semanales?

    Al final el coste de explotación de un camión es muy sencillo, por lo que los "dumpings" conllevan prácticas alegales, ilegales, o dudosamente legales. ¿Qué seguro que hay campo de mejora? seguro, pero no para los niveles en los que alguna oferta se mueve. Lo que estamos haciendo es pan para hoy y hambre para mañana.

    Yo creo que, ni blanco, ni negro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu enriquecedor comentario, que aporta mucho al debate y muestra un amplio conocimiento del sector.
      Me he limitado a describir una realidad, el coste del transporte es el que es es, por el simple hecho de es muy difícil encontrar a proveedores creando valor más allá del precio. Lo siento pero no me vale la edad de los operadores, pues en otros ámbitos, igual o más competitivos los operadores compiten en precio y calidad. En ni opinión el problema fundamental se debe a la atomización y a la subcontratación masiva, permitida por todos y especialmente por los transportistas finales.

      Eliminar
  2. Hola :
    En parte tenéis razón ,pero con un sector regulado en mínimos creo que sería lo ideal , como sucede en otros sectores , pero ésto quizás a los grandes operadores no les interesa , por otro lado hay una falta de unidad por parte de los transportistas , éste coctel hace que la situación no mejore para nadie .
    Malos tiempos , y quizás ésta situación se mantenga en el tiempo.
    Saludos.
    Javier

    ResponderEliminar
  3. Al final la tendencia es justo lo contrario; ¿Por qué los países europeos, Alemania, Bélgica, Francia, están metiendo regulaciones de tiempos de descanso, salario minimo, etc? Para evitar el dumping social que finalmente merma sus economías locales, al deslocalizar empresas de transporte (y de otros negocios intensivos en personal).
    La principal diferencia en todo esto es la parte social; los camiones de unos y otros consumen lo mismo, tienen la misma capacidad, andan lo mismo, etc. A nivel de compras, los 3 productos que compran los transportistas (neumáticos, vehiculo, gasóleo) están en manos de un oligopolio.... no hay poder de negociación.
    Entonces, ¿como uno puede ser un 20 % mas barato que otro? Y alguno contestará, "porque es muy grande y tiene economías de escala" (relativas por lo de los oligopolios).... pero esas economías de escala se diluyen por la necesidad de estructura empresarial, que el autónomo no necesita.... ¿entonces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi experiencia con autónomos es que definiendo bien el servicio y controlando muy bien la gestión el servicio mejora y la fidelidad entre cargador y proveedor se incrementa exponencialmente.

      Eliminar

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Gonzalo Garcia Baquero