domingo, 1 de marzo de 2015

COSTE DE INTERVENCIÓN Y COMPETITIVIDAD


Todo gestor logístico tiene controlados una serie de indicadores de gestión que reflejan la evolución de la actividad. Es la herramienta habitual que nos permite reportar nuestra actividad, tanto en términos de unidades como económicos. Estos indicadores tienen una importancia capital para determinar tanto el volumen de nuestra actividad como el coste de ejecución de la misma.

En las operativas de transporte y logística los indicadores que solemos gestionar y controlar son los propios de nuestro ámbito de actuación. Por ejemplo, kilos transportados en aéreo, kilos transportados en marítimo y el importe invertido en esas expediciones. También podemos reportar el € por kilómetro recorrido, la ocupación media de cada trailer cargado, e incluso el coste por unidad de venta distribuida. 

Es habitual también controlar la productividad de almacén, midiendo la actividad en base, por ejemplo, a unidades preparadas, pedidos expedidos o incluso lineas de picking. Tampoco debemos olvidar, esa parte de nuestra actividad, que mide la calidad del servicio ofrecido, para ello podemos controlar cualquier aspecto que sea útil para medir nuestro nivel de incidencias.
Todos estos indicadores debidamente estructurados y comparados con el pasado nos permitirán fundamentalmente tres cosas.


Gonzalo García-Baquero Merino analiza kpi's logísticos


Por una parte analizar la evolución de nuestra actividad, por otra parte ayudarán a preveer el futuro y por último, son la herramienta fundamental, para detectar que desviaciones se están produciendo y adoptar las medidas necesarias para neutralizarlas y corregirlas. Ayudan e impulsan la mejora continua.

Es decir este cuadro de mando nos permitirá identificar y detectar esas desviaciones o posibilidades de mejora en que nosotros mismos (sin interferencias) estamos incurriendo. 

Si queremos aportar valor en nuestro modelo de cuadro de mandos, logrando una visión completa de nuestra actividad debemos introducir un elemento diferenciador y estratégico.

Coste de Intervención


Ese elemento diferenciador y estratégico no es otro que integrar en nuestro modelo de reporte de gestión logística la evolución de la propia actividad de la compañía. Nos estamos refiriendo a medir el coste de intervención. Que puede verse afectado tanto por nuestra gestión logística como por la actividad global de la compañía. De esa forma lograremos ampliar el espectro de nuestra gestión. Logrando detectar tanto pérdidas de productividad (derivadas a lo mejor de la mala planificación operativa) como esas pérdidas de competitividad producidas por la evolución de la actividad de la compañía.

En ocasiones veremos que nuestros indicadores de gestión tienen un comportamiento excelente, mejora el unitario, mayor productividad, pero podemos encontrarnos que a pesar del buen comportamiento de esos indicadores, el coste de intervención (por ejemplo, gasto en porcentaje de transporte sobre ventas) este empeorando y por tanto la compañía este perdiendo competitividad.

Con esto lograremos detectar tanto aquellas deficiencias provocadas por nuestra gestión, como aquellas otras en las que incurrimos por causas ajenas a nosotros (cambios de tendencia en le mercado, reestructuración del sector donde prestamos servicio....) y que requieren una forma de actuar diferente.

La gestión y la subsanación de las deficiencias tácticas pueden ser realizadas con agilidad. Por el contrario la gestión del coste de intervención desde una perspectiva estratégica suele tener una complejidad mayor, pues puede suponer  la redefinición del nivel de servicio o el cese de determinadas áreas de negocio.

Y tú, ¿tienes integrado en tus indicadores el coste de intervención?

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Gonzalo Garcia Baquero