sábado, 8 de noviembre de 2014

HUELGA DE TRANSPORTE Y CÉNTIMO SANITARIO


La semana pasada conocimos la convocatoria de una huelga de transporte por parte de las principales  asociaciones sectoriales CETM, Fenadismer... Esta convocatoria de huelga surge como respuesta a la postura gubernamental de no devolver de manera integra el céntimo sanitario, declarado ilegal por parte de los Tribunales Europeos.
El céntimo sanitario comenzó a aplicarse en España en 2002 y eran las Comunidades Autónomas las encargadas de recaudarlo, su importe variaba entre los 1 y 2,4 céntimos por litro repostado. Se aplicaba en todas las Comunidades Autónomas menos en Aragón, País Vasco, La Rioja y Canarias, así como en Ceuta y Melilla. El 1 de enero de 2013 desapareció al consolidarse con en el impuesto especial de hidrocarburos.

Durante los once años de vigor de este impuesto se estima que la cantidad recaudada ha sido de unos 13.000 millones de euros, entre particulares y profesionales del transporte.

Una vez que los Tribunales Europeos han declarado ilegal el mencionado impuesto y que el Gobierno debe proceder a la devolución del mismo, de las cuantías no prescritas, la controversia en España ha surgido de la decisión  de la Agencia Tributaria de devolver solo aquella parte del tributo que exceda el importe mínimo de tributación marcado por diferentes Directivas del marco europeo,  decisión supuestamente autorizada por la Comisión Europea. Es esta interpretación de la Agencia Tributaria, limitando considerablemente las cuantías a devolver, es el origen de la convocatoria de huelga.


Huelga de transporte derivada por el céntimo sanitario. Gonzalo García-Baquero
Cortesía de ABC



Si nos ponemos en el contexto adecuado no nos costará entender la importancia de esta decisión para alguna empresas de transporte. Un coste que va directamente contra la cuenta de resultados de las empresas de transporte y operadores logísticos.

Lo que no está tan claro es la idoneidad de esta forma de presión ejercida por los empresarios para defender sus legítimos intereses, que además han sido reconocidos los Tribunales Europeos. Insisto que estando de acuerdo en el fin último que persigue el sector, pongo en duda los medios que se pretenden utilizar.
No es el objeto de este post entrar a analizar la jurisprudencia existente sobre este tema, pero lo que si está claro es que la Constitución no recoge de manera expresa el derecho al lock out o cierre patronal y por tanto debemos dirigirnos a la jurisprudencia sobre este asunto. Esta viene a respaldar el derecho al cierre patronal siempre y cuando el mismo venga motivado como un derecho de defensa del empresario frente a las presiones derivadas por el derecho a huelga de los trabajadores, peligro a las personas o las cosas, ocupación ilegal del centro de trabajo... 

No podemos defender el derecho al cierre patronal como una medida de ejercer presión contra la administración, esta medida excepcional solo puede ampararse en el derecho del empresario a defenderse de ciertos abusos derivados de un conflicto con los trabajadores, siempre en un ámbito concreto y en centros de trabajo determinados. Si el uso de esta medida se extiende y se interpreta como un derecho del empresario no de forma individual, si no con un ámbito sectorial estamos desvirtuando el uso del mismo. 

Huelga de transporte derivada por el céntimo sanitario. Gonzalo García-Baquero
Cortesía de RTVE


Por esto no es admisible la utilización de una medida de esta gravedad como forma de presión, para la consecución de los legítimos intereses de los empresarios. Estoy de acuerdo en la defensa de los intereses de los empresarios, más cuando los mismos han sido reconocidos por los tribunales de justicia, pero no estoy de acuerdo que la defensa de los mismos se sustente en una medida de presión tan desproporcionada y no recogida expresamente por el derecho positivo como es el cierre patronal.

Una vez más nos encontramos con una de las grandes peculiaridades de este sector, se habla sin tapujos de interrupción de la actividad empresarial decidida por el empresario.

¿Qué otras medidas crees que pueden utilizar los empresarios para presionar a la administración?

2 comentarios :

  1. En mi opinión las características propias del sector hacen que históricamente haya estado desunido, he vivido varias huelgas por distintos motivos y al final lo que se ha conseguido siempre ha sido mas perjuicio para todos y alguna que otra desgracia. En este caso y en las actuales circunstancias creo que es muy mal momento para perder un día de trabajo a no ser que de una vez por todas crucemos los camiones en las autovías y paremos el país..pero eso nunca pasara...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por participar, estoy de acuerdo en la desunión del sector pero hay formas mucho más eficaces que cruzar camiones o llamar a un cierre patronal.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Gonzalo Garcia Baquero