sábado, 27 de septiembre de 2014

EL NICHO DEL TRANSPORTE POR FERROCARRIL


Llevamos tiempo oyendo hablar de la necesidad de potenciar el transporte ferroviario, de apostar por este medio de transporte alternativo a la carretera o al barco y que permite reducir contaminaciones, mejorar la seguridad ambiental e incluso mejorar la calidad de vida de los conductores. No podemos olvidarnos de las ventajas logísticas que puede suponer tener un stock itinerante, circulando a menor velocidad que un camión de carretera y sin la premura de un trailer en ser descargado. Todo esto es cierto, pero también lo es que en principio ninguna de estas ventajas parecen a priori determinantes hasta el punto de que estemos asistiendo a un despegue del transporte por ferrocarril vs la carretera. Más bien todo lo contrario.

Las razones del no despegue

Son muchos y variadas las circunstancias que pueden estar afectando a que esto sea así, indudablemente una de ellas puede ser la falta de inversión pública en el transporte de mercancías por ferrocarril en detrimento de las vías destinadas a pasaje, incremento de precios aplicados por el operador único, la falta de competencia en la comercialización de la infraestructura, caída de los precios de la carretera, la mayor seguridad en cuanto a tiempo de transito que este medio de transporte ofrece para las operaciones logísticas.

Siendo todas estas causas ciertas y válidas, en mi opinión hay un hecho previo que será determinante a la hora de lograr el incremento de toneladas para el ferrocarril y es el encontrar el nicho donde de verdad el ferrocarril puede ser competitivo, ayudando a mejorar la calidad de servicio de transporte y logística  así como la cuenta de resultados. Es decir identificar ese nicho de mercado que permita al operador ferroviario cubrir las deficiencias operativas y económicas que el proveedor de carretera en principio no esta cubriendo. Para ello y como requisito previo el operador deberá haber estudiado las necesidades del cliente.


www.gonzalogarciabaquero.com analiza el nicho del ferrocarril



A modo de ejemplo parece difícil pensar que el ferrocarril vaya a experimentar un gran desarrollo por medio de la comercialización de espacios en trenes multicliente, en distancias nacionales y más con la tendencia actual que hay de trabajar todo en flujos tensos y con horas de carga y descarga  programadas.



Buscar el nicho

Es decir si a la incertidumbre del tiempo de trásnsito propia del ferrocarril (acarreos en origen, tránsito ferroviario, incluyendo tránsitos por estaciones intermedias, acarreos en destino...) le añadimos el sobrecoste que para estas distancias supone este modo de transporte frente a la carretera y la dificultad operativa de encontrar retornos para esos equipos, la conclusión para el cargador está clara, será difícil que todos estos inconvenientes se vean compensados por la ventaja de la seguridad ambiental o por la garantía logística de un stock transitando a destino. Parece difícil en definitiva, que en distancias cortas y flujos tensos el ferrocarril pueda competir con la carretera.

www.gonzalogarciabaquero.com analiza las ventajas de ferrocarril vs la carretera
Contenedor de QUIMITRAN en Morrot


Por el contrario pensar en rutas internacionales donde el coste de la carretera se dispara (peajes, dietas del conductor, restricciones al tráfico, viajes de retorno mal pagados...) y el tiempo de tránsito es superior la ventaja logística del tren es evidente y ahí si tiene un hueco que ganar por partida doble, por una parte en trenes multicliente captando tráficos puros de carretera y en grandes expediciones de abastecimiento de materia prima o de producto terminado, en definitiva en transporte masivo y de grandes cantidades, que tradicionalmente han sido realizados por barco, como ejemplo la recién inaugurada linea de Schenker de Alemania a China

¿Y tú, por donde crees que pasa el desarrollo del ferrocarril?


0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Gonzalo Garcia Baquero