miércoles, 27 de agosto de 2014

DIMENSIÓN DEL ERROR Y COSTE LOGÍSTICO

 
Estamos todos de acuerdo en la especial relevancia que tiene la medición de los procesos productivos  para gestionar la evolución de nuestra competitividad logística. También es critico dedicar recursos y tiempo a medir los malos resultados de la producción (errores, incidencias...) y sobre la manera de actuar una vez producidos.
  
De igual modo que medimos periódicamente la productividad de los diferentes procesos, de modo que podamos tomar medidas que nos permitan corregir eventuales desviaciones, es importante que nos impliquemos en la medición del resultado obtenido. Por una parte tomamos conciencia de la calidad de nuestros procesos operativos y logísticos y al mismo tiempo podemos monitorizar la concurrencia de los errores y tomar las medidas oportunas que nos permitan actuar sobre cada incidencia.
  
Pero en todo este proceso productivo juega también un papel fundamental la gestión del error detectado.
 

Evaluar el reproceso

 
Una vez detectado el error tendremos que dimensionar adecuadamente el mismo y evaluar la conveniencia o no de iniciar el reproceso. No todo error detectado en el proceso logístico tiene que implicar necesariamente un reproceso productivo.
 
Habrá que evaluar muy bien las consecuencias de una y otra decisión. Por una parte que ocurre si decidimos seguir adelante con el error ¿pérdida de imagen? ¿pérdida de ventas? ¿incrementos de costes de transporte?
 
Por otra parte también habrá que evaluar adecuadamente que costes tiene iniciar el reproceso, cuantificar el sobrecoste que tiene subsanar ese error, ¿pérdida de la fecha de entrega?, ¿remanipulación de la mercancía?
 

Gonzalo García-Baquero analiza la importancia de dimensionar y parametrizar el error
 

Prisma comercial


A la hora de dimensionar los recursos asignados a una determinada tarea logística analizamos muy bien los tiempos y la facturación que esa tarea va implicar, vigilamos la rentabilidad. De igual modo debemos dimensionar la repercusión del error, tanto desde el prisma económico como comercial. Si subsanar un error va a implicar incurrir en un sobrecoste elevado y las consecuencias comerciales son limitadas, evidentemente no será recomendable iniciar en el reproceso. Si por el contrario el error tiene consecuencias comerciales relevantes y es difícil de paliar se habrán de poner los medios precisos para su subsanación.

Lo que si será imperativo, en cualquier caso, será adoptar las medidas oportunas para que en las próximas ocasiones el proceso se realice adecuadamente desde el inicio.
 
En conclusión el balance entre el nivel de servicio y el coste, cuando es atribuible a la gestión logística, también debe abarcar la gestión del error. Parametrizando adecuadamente como se debe actuar ante un error en un proceso logístico, de modo que el equipo de producción tenga autonmia de decisión sobre el hecho concreto en base  a los criterios inicialmente consensuados.
 
¿Y tú, cómo crees que debe gestionarse el error logístico?
 




0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar en este blog a través tu comentario.Te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Gracias, Gonzalo Garcia Baquero